DE VIAJE CON SABRINA - Un palacio en la ciudad del amor


Hola, mis queridos lectores.  Quiero, en esta ocasión, compartir con ustedes mi visita a un lugar que llamó mucho mi atención cuando estuve recientemente en París. Se trata del Hotel Shangri-La París, que anteriormente era la residencia del príncipe Roland Napoleón Bonaparte, declarado monumento histórico desde 2009. Al adquirir el establecimiento de prestigio, el grupo Shangri-La Hotel and Resorts ha convertido uno de los monumentos históricos más hermosos, residencia excepcional, restaurada por los mejores artesanos de Francia y Europa, en fabuloso espacio para el disfrute de sus visitantes.

Entre las maravillas de la restauración, los equipos han descubierto una estructura de estilo Eiffel llevada a cabo por Maurice Gras, que ha tomado el restaurante principal del hotel “La Bauhinia” y le da el aspecto de un jardín de invierno. Las salas de recepción del hotel Shangri-La París, repartidas en 850 metros cuadrados, recuerdan las mejores recepciones de finales del siglo XIX. La Sala de Familia está en gran parte inspirada en el estilo imperio: fresco, medallones, chimeneas de mármol y muchos detalles que hacen la riqueza de esta pieza.

El Shangri-La Hotel tiene 81 habitaciones, incluidas 27 suites. Se encuentran decoradas con tonos de azul, oro blanco, crudo y colores que no sólo recuerdan el imperio, sino también Asia. Pierre-Yves Rochon, quien ha realizado el diseño de interiores, ha investigado en los archivos del Palacio de Jena para buscar temas y motivos específicos. Los cuartos de baño son de mármol y ofrecen a los clientes la calefacción por suelo radiante y un televisor integrado en el espejo. La terraza tiene vistas a la Torre Eiffel, de verdad que es un derroche de lujo, el que me gustaría sea disfrutado por todos mis lectores. Hasta la próxima semana si Dios quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario